(+34)931675734 info@makomakobcn.com

Cuando afrontamos la reforma integral del suelo de una vivienda, son varios los factores que hemos de considerar. Algunos de ellos suelen pasarse por alto, y no somos conscientes del error cometido hasta que ya es demasiado tarde y las consecuencias salen a relucir —y con ellas nuevos gastos y quebraderos de cabeza—. Para evitar disgustos y ahorrar tiempo y dinero —sobre todo a largo plazo—, te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes factores.

Al margen del estilo con el que deseemos caracterizar a nuestra vivienda, las principales consideraciones que hemos de valorar de cara a elegir un tipo de suelo u otro son la frecuencia con la que la superficie será transitada y la exposición de esta frente a los elementos (agua, humedad, calor, sol, etc.). Asimismo, tendremos que tener en cuenta cuál es el presupuesto a nuestro alcance, el tiempo del que disponemos para la instalación del nuevo suelo —hay materiales que obligan a realizar obra— y el tiempo que estimamos podremos dedicar al mantenimiento del mismo. Con todos estos factores en mente, veamos cuáles son los materiales más demandados a día de hoy para así poder valorar cuál se ajusta más a nuestras necesidades y deseos.

La tarima flotante

En la actualidad, puede decirse que la tarima flotante es el rey de los materiales para cubrir la superficie del suelo que pisamos a diario. Suele imitar a la madera o a la piedra naturales, siendo el precio de su instalación bastante inferior al de estos materiales. Además, la tarima flotante es muy resistente y su mantenimiento bastante sencillo. Al consistir en láminas independientes, si una resulta dañada no tenemos más que sustituirla por otra —por ello se recomienda guardar algunas unidades en el trastero.

La madera y la piedra

Estos dos materiales naturales están cada vez más de moda, pese a que el precio de los mismos es bastante elevado. No obstante, su durabilidad compensa con creces el desembolso inicial. Asimismo, el mantenimiento de ambos resulta bastante sencillo, aunque tendremos que tener en cuenta un par de cuestiones en lo relativo a su ubicación:
Por una parte, no es aconsejable colocar suelos de madera en la cocina o en los baños, dado que el contacto directo y continuado con el agua puede dañarlos con facilidad —aunque existen tratamientos muy eficientes que previenen dichos deterioro. Por otro lado, se recomienda escoger con cuidado y buen criterio el tipo de piedra destinada a cubrir el suelo de los baños, ya que algunos de ellos resbalan —como el mármol— o son desagradables al contacto directo con la piel. El vinilo

Este material está cobrando cada vez más protagonismo, sobre todo gracias a su gran versatilidad, a la facilidad y rapidez con la que puede ser instalado y a lo económico que resulta. Así, si elegimos un diseño —de los infinitos que hay en el mercado— y no nos gusta, podemos probar con otro al poco tiempo sin que ello suponga una tragedia. El lado negativo del vinilo es que no suele ser muy resistente.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar