(+34)931675734 info@makomakobcn.com

El título del presente artículo contiene una aparente contradicción. Es decir, a priori podemos pensar que, si tenemos un cuarto de baño de dimensiones reducidas, no hay solución posible para reformarlo.

Pues bien, más allá de lo que nuestra imaginación nos permite, existen arquitectos y profesionales cualificados, especializados en obtener el máximo provecho del espacio disponible, sea este de mayor o menor tamaño.

Y es que, no son pocas las ocasiones en las que hemos entrado, por ejemplo, a un hotel rural y comprobado con nuestros propios ojos cómo, en una antigua habitación de una masía en la sierra, se ha insertado un baño completo que, más que dignamente, hace las veces de una habitación de hotel completa.

La forma y manera en la que lo han conseguido se puede escapar a nuestro ojo, tal cómo lo hacía el trilero que manejaba sus cartas escondiendo un garbanzo debajo de una de ellas.

Una primera idea que suele dar resultado es la que propone instalar los muebles en volado. Esta solución, que no parece la más adecuada cuando disponemos de suficiente espacio, se muestra, si más no, la más efectiva para que, con los elementos necesarios, se genere una sensación de amplitud suficiente.

Así pues, cuando los elementos pertinentes se sitúan lo más cercanos a la pared y, además, ganamos espacio de almacenaje en su parte inferior, el efecto visual y, por tanto, sensitivo cambia considerablemente.

En segundo lugar, y tal como se ha dicho anteriormente con los muebles, lo haremos con los sanitarios. De forma que éstos queden suspendidos sobre el suelo y sujetos a la pared correspondiente.

En tercer lugar, haremos uso, siempre que sea posible, de puertas correderas, lo que únicamente nos comportará un cambio sencillo, pero que redundará sin embargo en aproximadamente un metro y medio de utilización para otro menester, con la consecuente sensación de amplitud que esta genera.

Poner ducha y quitar bidé es la solución más común, y no por ello menos necesaria. Parece evidente la caída en desuso, en general, tanto del bidé cómo de la bañera, pudiendo sustituir perfectamente las funciones de los elementos anteriormente citados por una sencilla ducha, que apenas ocupará un metro cuadrado.

Por último, el uso de grandes espejos y los tonos claros, generalmente el blanco, contribuirá a dar esa sensación espaciosa a un cuarto de baño que, probablemente usted haya juzgado como «inevitablemente» pequeño, como quien recibe una enfermedad hereditaria de la que no existe solución posible.

Realice un estudio adecuado a su espacio con los profesionales adecuados y sorpréndase con los cambios que podrá experimentar utilizando, al menos, los cinco pasos expuestos en el presente artículo.

No obstante, su situación particular puede requerir de otras fórmulas, a cual más imaginativa, de las que quizá no haya tenido todavía conocimiento.

Probablemente nosotros daremos con la tecla adecuada, tras una sencilla inspección visual del espacio que pretende ser reformado. Y esto se debe, simplemente, a la experiencia profesional que se deriva de haber realizado, una y otra vez, la misma operación. Esperemos que disfrute de su renovado cuarto de baño y nos orgullece haber contribuido al mismo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar