(+34)931675734 info@makomakobcn.com

Realizar una reforma en casa puede parecer algo sencillo si se cuenta con algo de tiempo, ahorros y la idea de lo que se quiere muy clara, pero a la hora de ponerse manos a la obra será necesario contar con ciertos permisos y licencias que necesitarán algo más de tiempo y atención.

Es importante tomar en cuenta este tipo de trámites antes del inicio de cualquier reforma, ya que el desconocimiento de los protocolos puede conllevar algún susto por el camino o el encarecimiento del presupuesto que creíamos ya cerrado.

Para las pequeñas reformas en la casa

Una de las reformas más habituales es la que incluye los acabados e instalaciones interiores como la fontanería, la instalación eléctrica o los suelos alicatados. En estos casos no será necesario un permiso especial del ayuntamiento y no se pagarán tasas, aunque si se van a generar escombros y se necesita instalar un contenedor en la calle por un tiempo se deberán abonar los impuestos correspondientes por ocupación de la vía pública.

Si la reforma es un poco más estructural e implica un cambio en la distribución de la casa, por ejemplo, unir dos cuartos separados tirando tabiques, es probable que se necesite un permiso municipal. Para su obtención se rellenan unos impresos y se adjunta una descripción de la reforma deseada con su plano y su presupuesto.

Las tasas más probables a pagar en este tipo de casos son: la tasa por prestación de servicios urbanísticos, el Impuesto de Construcción, Instalaciones y Obras (ICIO), la tasa de instalación de un contenedor de escombros y las tasas por la colocación de vallas o andamios.

Para las reformas un poco más profundas

Si hablamos de dar un paso más y se trata de modificar la estructura de la casa afectando al diseño de la construcción original será necesario un permiso municipal y todos sus trámites como en el caso anterior. A mayores, en este tipo de obra se requerirá una supervisión técnica de la mano de un arquitecto o ingeniero.

Las tasas a pagar por una reforma estructural serán la de prestación de servicios urbanísticos, el Impuesto de Construcción, Instalaciones y Obras (ICIO), la tasa por instalación de contenedor de escombros y la tasa por la instalación de vallas o andamios.

Si para la reforma se modifican elementos comunitarios que afectan a fachadas de edificios, terrazas o balcones, lo que influye en la estética global y la estructura también hará falta un permiso municipal. Además se tendrá que sumar una serie de documentación relativa a los planos y fotografías, aunque no hará falta supervisión técnica. En este caso, la comunidad de propietarios tendrá que dar permito para la obra. Las tasas serán las mismas que en los casos anteriores.

Las reformas en el interior de la propiedad pero que son instalaciones comunitarias siguen el mismo patrón, ya que necesitarán un permiso municipal y una cobertura de las tasas por prestación de servicios urbanísticos, Impuesto de Construcción, Instalaciones y Obras (ICIO) y la tasa por instalación de contenedor de escombros.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar