(+34)931675734 info@makomakobcn.com

La factura de la luz es algo que todos quieren ver reducirse. Con algunas reformas en casa se puede ahorrar energía de una manera considerable. Hoy os damos en makomakobcn.com algunas ideas.

Haciendo una reforma se puede ahorrar luz y agua

En ocasiones cuando una casa está al gusto de quienes la habitan, se pasan por alto ciertos aspectos anticuados que pueden estar costando dinero. Con una pequeña reforma se puede solucionar el problema y ahorrar agua y luz. Estos son algunos:

Ventanas

Aunque las ventanas ofrecen luz natural, si no son buenas o no cierran como es debido, pueden suponer una pérdida de energía que aumentará la factura de la luz considerablemente. De hecho, se estima que una ventana con cierres en mal estado puede dejar escapar al menos un 25 % de la temperatura interior del hogar. Esto puede pasar desapercibido, simplemente se siente más frío y se sube la temperatura, ¡y la factura!

Por tanto, una manera de evitar que esto suceda es cambiando la carpintería y cierres de las ventanas para que no se escape ni un grado.

Los cristales

Aunque por el cierre se escapa el calor, si los cristales no son buenos e impiden que la temperatura exterior penetre en la casa, también habría que cambiarlos. Los dobles son la opción perfecta para mantener un ambiente cálido y acogedor en casa. De este modo no habrá que subir ni la calefacción ni el aire acondicionado.

Ahorrar agua con la ducha

Las bañeras siempre han sido un elemento presente en los baños, pero no son amigas del ahorro, pues llenarla puede suponer un gasto de 200 litros. En una ducha, apenas se consumen 60 litros. Si obviamos las bañeras, alejamos las tentaciones de darse un baño y por tanto se ahorra agua. Y además de esto, una ducha da más espacio y amplitud al baño, un efecto increíble.

La cisterna, un aspecto a mejorar

Una parte primordial del cuarto del baño es la cisterna, pero a través de ella se consume una gran cantidad de agua. Una estándar suele tener una capacidad de entre 12 y 15 litros, y al tirar de ella, se vacía y se llena por completo. Para evitar esto y ahorrar agua, con una pequeña reforma en el baño cambiando la cisterna por una de doble descarga, será suficiente. Con esta, habrá dos depósitos, y se usará el que mejor convenga en cada ocasión.

Techos falsos

Las casas con techos altos son frías, una ventaja en verano pero un suplicio en invierno. Este tipo de techos suele ser común en las cocinas. Añadir un techo falso a esta zona de la casa puede ahorrar luz y reducir la factura considerablemente.

Controlar los caudales

Los limitadores de caudal de agua son efectivos y se implantan en los baños y cocinas. Se pueden hacer a través de griferías con aireador o con un limitador ya incorporado. Lo que sea por ahorrar agua.

Poner en práctica estas ideas supone un pequeña reforma casi imperceptible con la que se puede ahorrar energía y agua. Nosotros estamos preparados para reformar tu baño o cocina, y reducir considerablemente las facturas de ambos. ¡Contacta con nosotros!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar