(+34)931675734 info@makomakobcn.com

No solo hay que tener en cuenta la estética, también la funcionalidad de la nueva placa de ducha y de cómo se integra en la reforma de baño. Así que, ¿Cómo escoger el mejor plato de ducha para mi reforma?

Por qué escoger una placa de ducha  

En primer lugar es importante saber por qué puede ser mejor poner una placa de ducha tras la reforma de tu baño. Un plato de ducha te permite tener una sensación de amplitud inmensa. Además, también podrás ahorrar agua y energía, ganar en seguridad al salir y entrar de la ducha y aportar un toque moderno a tu cuarto de baño.

Existen una gran variedad de tipos de platos de ducha, por lo que podrás escoger el que mejor se adapte a tu baño y a tu personalidad, tanto de forma como de tamaño. 

Más espacio incluso en cuartos de baños pequeños

Además de aportar una sensación de amplitud, el plato de ducha realmente puede ocupar menos espacio que una bañera convencional. Es por eso por lo que es la mejor opción tras la reforma de baño. Ganarás en espacio y en comodidad. Tu baño parecerá mucho más grande.

En el caso de los baños con dimensiones considerables, un plato de ducha puede compartir espacio con una bañera para usarlo en el día a día y ahorrar tiempo, energía y agua. Así, la bañera quedará fijada para los días más especiales. Puede estar fabricado en diferentes materiales como, por ejemplo, en cerámica, acrílico, piedra natural o resina, entre otros.

Asimismo, aunque el plato de ducha puede tener un pequeño escalón, siempre se recomienda que quede casi a ras del suelo para evitar posibles accidentes al levantar la pierna.

Materiales preferidos para el plato de ducha

Existen varias opciones de materiales para el plato de ducha. Desde la cerámica hasta la piedra natural, que es uno de los más demandados en la actualidad.

Piedra natural: la piedra natural ofrece un tacto muy agradable, es anti bacteriano, antideslizante e impermeable. 

Cerámica: la cerámica es el material más usado en los platos de ducha, y no solo por su precio, que suele ser más asequible, sino por la gran variedad de modelos que existen. Asimismo, es muy resistente y se mantiene con gran facilidad.

Acrílico: el acrílico es muy parecido a la cerámica, solo que su peso es muy inferior y que es apto para todos los tipos de suelo. La superficie es antideslizante y es un poco más difícil de mantener al ser un material más sensible.

Resina: se usa a menudo en la fabricación del plato de ducha plano al ofrecer resistencia, durabilidad y un mantenimiento muy sencillo. Se puede cortar a medida y es una de las mejores opciones a la hora de colocar el plato a ras del suelo.

Así que, si estás pensando en qué plato de ducha escoger que vaya contigo y con la reforma de tu baño, ten en cuenta los materiales, el tamaño y la durabilidad.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar