(+34)931675734 info@makomakobcn.com

El precio de las viviendas (sobre todo en grandes ciudades, como Madrid o Barcelona) ha provocado que cada vez sean más las personas que se vean forzadas a vivir en pisos de dimensiones reducidas. No obstante, ello no tiene por qué ser motivo de lamento si sabes cómo aprovechar bien el espacio. Además, una vivienda pequeña también tiene sus ventajas, como no verte obligado a pasar horas y horas limpiando o no tener que gastar tanto dinero en la decoración. A continuación, te damos algunos consejos para que, ayudándote de tu ingenio, consigas sacar el máximo rendimiento a tu pequeño hogar.

Aprovechar el espacio en una casa pequeña

En primer lugar, te invitamos a que consideres pintar tu casa de blanco, una acción fácil de realizar para la mini reforma de tu vivienda. Es una de las máximas de cualquier interiorista, ya que este color favorece la sensación de amplitud de manera considerable. Otra idea que suele ir ligada a esta es optar por una decoración nórdica. Este estilo se caracteriza, además de por apostar por el blanco, por aplicar la premisa de que menos es más de manera estricta, y, sobre todo, por la funcionalidad en la elección del mobiliario. Dicho de otro modo, opta por introducir en tu hogar pocos elementos (solo los imprescindibles) y que estos sirvan para algo y no estén ahí porque sí.

Otra tendencia cada vez más de moda en las casa pequeñas es decantarse por muebles y electrodomésticos plegables o retráctiles. Por ejemplo, una cama que pasa a formar parte de la pared a la que está anclada cuando nos levantamos por la mañana, taburetes o sillas que encajan entre sí y pasan a formar un solo bloque cuando nuestros invitados se marchan o una mesa para el salón extensible. En la cocina, puedes sustituir tu antigua mesa por una barra (que puede ser o no plegable) y utilizar cajones retractiles sobre los que colocar los electrodomésticos unos sobre otros verticalmente, de manera que, cuando termines de usarlos, estos vuelvan a su escondite hasta nuevo aviso.

Asimismo, debes intentar conseguir que tu casa sea lo más diáfana posible. Puedes avanzar mucho en este sentido utilizando materiales trasparentes (paneles de cristal o metacrilato, bloques de vidrio, etc.) para separar las distintas estancias. Ello permitirá que la luz penetre con mayor fluidez, sobre todo si esta es natural y no la limitas con cortinas demasiado opacas.

Si tienes la suerte de que tu pequeña casa tiene los techos altos, puedes lograr auténticas maravillas sin gastar ni esforzarte demasiado. Sencillamente, piensa en vertical, ya que es probable que haya muchos espacios muertos (encima de las camas y los escritorios, por ejemplo). En ellos puedes ubicar una segunda altura y utilizarla como altillo destinado al almacenaje o, incluso, ubicar una cama.

Si esta última opción no te hace gracia porque no quieres complicarte haciendo obras, siempre puedes decantarte por literas o muebles sucedáneos, como las cada vez más recurrentes camas altas. Estas estructuras desmontables constan de dos pisos (como una litera de toda la vida), estando la cama situada en la parte superior y con la peculiaridad de que la parte baja es un espacio vacío, que puede ser utilizado para el almacenaje (en algunas estructuras la parte inferior es un armario) o para ubicar un escritorio, entre otras muchas posibilidades.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar