(+34)931675734 info@makomakobcn.com

Si estás reformando tu baño o estás pensando en hacerlo, seguro que te encuentras en ese pequeño problema sobre qué hacer con el bidet. Hay mucha gente que concilia vivir sin él y de hecho lo han eliminado de sus aseos porque: “ocupa sitio”, “no es necesario” e incluso dicen que: “es un estorbo”. Por otro lado, hay personas que creen que el bidet es totalmente necesario y que debería de estar en todos los aseos.

Hoy en día las constructoras siguen utilizando este elemento como uno más en sus proyectos y lo añaden en las viviendas de nueva creación. Este hecho no es muy aceptado puesto que hay opiniones muy dispares entre si el bidet es funcional o simplemente ha pasado a la historia. Antes de entrar en materia y aclararte tus dudas, queremos contarte de donde surgió el bidet. Recientemente existen dos teorías:

  1. Viene de la palabra bidé en francés que significa pony, de ahí su creación, ya que fue inventado para que los jinetes del siglo XVII pudieran aliviarse después de sus largas horas montados a caballo.
  1. El bidet aparece en el año 1710 también en Francia. En este caso se creó con un fin distinto al anterior, para la higiene íntima femenina y para utilizarlo como método anticonceptivo.

Ahora que conocemos las dos grandes historias del bidet ya podemos comenzar a analizar el gran debate: ¿Bidet sí o no?

Lo bueno del bidet 

El uso del bidet cada vez está más generalizado. En nuestros tiempos se está utilizando para mejorar nuestra higiene íntima e incluso para lavarnos las piernas y los pies. También en época de confinamiento este elemento ha sido de mucha ayuda para aquellas familias con niños pequeños, puesto que lo han utilizado para que los peques puedan lavarse bien las manos y tuviesen un grifo a su altura. Otra utilidad que tiene el bidet es utilizarlo como pila. Puedes lavar las prendas más delicadas con más mimo dentro del bidet.

Mucha gente lo utiliza a modo decorativo para que sus cuartos de baños queden más atractivos. Hay que mencionar que cada vez aparecen nuevos diseños de bidet más pequeños y con una apariencia mucho más innovadora que los convencionales.

Lo malo del bidet 

Si eres de los que quieres conseguir un baño amplio y sacarle partido a cada centímetro, desde luego que el bidet no sería de gran ayuda. El bidet, aunque sea del menor tamaño del mercado, siempre te va a quitar ese espacio en el aseo que puedes dedicar a otro elemento. También puedes sustituir la función de limpieza que nos garantiza el bidet con un manguito en la ducha e incluso en el inodoro.

Contar o no con un bidet en nuestro baño es una decisión personal, ahora que tenemos más claros algunos puntos al respecto podemos tomar la mejor solución para nuestros aseos. Antes de decantarte, te animamos a que visualices tu baño de las dos maneras para que consideres de qué manera te gustaría más. Siempre estás a tiempo de ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos a resolver estas pequeñas dudas de la mejor manera posible.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar